De Milán a Buenos Aires: 100 velas x John Cage y ¡silencio!


Su obra 4’33”  realizada en 1952 lo convirtió para muchos en el padre del hapennig antes de que la palabra resonara gastada y tediosa.

El mundo hoy lo celebra. Cumpliría 100 años. Hablamos de John Cage, por si no se entiende.

Happy Birthday, Cento Candele per John Cage se llama el festejo que organiza para este jueves la Triennale di Milano.

La escultora, videoartista y performer surcoreana residente en Italia Inkyung Hwang, también autora del libro imprescindible El largo tren de John Cage, presentará, junto al músico y performer, Elio Marchesini, un nutrido programa de videoinstalaciones basado en temas compuestos por Cage.

El libro ubica a Cage dentro del movimiento Fluxus, como un artista anticipador y multifacético, al igual que a Duchamp y Nam June Pake, el padre del videoarte. Es interesante su procedimiento de trabajo: Hwang trabaja desde la mirada de una artista oriental que observa y analiza con curiosidad el arte de lo que se llama Occidente, invirtiendo la ecuación curiosa que se da en el arte contemporáneo de estos años donde, desde “este lado del mundo”, miramos hambrientos y fascinados a Oriente: de Corea a China, pasando por Japón.

La coreana afirma que Cage es el “motor ideal de un vehículo imaginario  que recoge y transporta todo aquello que está listo para arrancar a través de la emocionante aventura del arte, de la música y de la vida”.

En tanto, en Washington hoy comienza un festival en su honor. En Alemania, la última obra de Robert Wilson, que se estrena esta semana en  Ruhrtriennale, está basada en la obra de Cage Lecture on nothing. (Discurso sobre nada)

Aquí, en Buenos Aires, Fundación Proa junto al Teatro Colón organiza un coloquio de dos días (13 y 14 de septiembre) que contará con presencias internacionales y locales tales como Branden Joseph, Henning Lohner, James Pritchett, Luis Chitarroni, Pablo Gianera y Hugo Petruschansky.

Jaque también celebra su vida y su obra y te deja su peformance-happening, origen de las instalaciones sonoras que este artista integral generó e hizo de la música algo más que sonidos electroacústicos, “sonidos raros” e indeterminados, un tipo que, tal como dice la crítica de The Washington Post, Anne Midgette,  convenció a mucha gente  de que “estar sentado en un escenario en silencio durante 4 minutos y 33 segundos podría ser considerado una performance “.

Aquí la obra interpretada por David Tudor (los subtítulos en lengua oriental pueden ser un chiste o parte de la peformance, no nos damos cuenta).

Cage: para los artistas contemporáneos un importante teórico del arte; para muchos otros, sólo un charlatán.

About these ads

Un pensamiento en “De Milán a Buenos Aires: 100 velas x John Cage y ¡silencio!

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s