La galería más trendy del LES (Lower East Side) de New York, White Box, está dirigida por un temerario galerista español, Juan Puntes, que desde hace años viene difundiendo arte emergente en la ciudad: de cualquier parte del mundo pero con preferencias en  artistas iberoamericanos. Y sí, la sangre tira.

frenchCELTL

Romulo-Sans-Crushed-06

Romulo-Sans-Crushed-02

En esta ocasión pone en sus paredes las fotografías del catalán Rómulo Sans, conocido tanto en Barcelona como en La Habana donde inventó la primera revista de moday tendencias, H, que no tenía nada que envidiarle a la Vogue francesa. Sus fotos en la ciudad del malecón derruido y amado son entrañablemente bellas. Esta aventura duró 10 años, luego de los cuales volvió a Barcelona y desde hace seis meses vive y trabaja en Brooklyn.

¨Lifetime

Esta vez arremete con otra historia que llama Crushed (¿Machacado?) y que es la que exhibe en NYC, es su primera muestra en solitario en la gran manzana y todos los que lo admiramos esperamos que sea su despegue en la ciudad, una jungla difícil de cruzar pero el talento todo lo puede y a Sans no le falta. La tensión entre arte y política es una constante en su obra que no dejan de tener un estilo de revista de modas pero apuntando a un contenido de fuerte impronta contemporánea y como dirían en su país, cañera.

guada

Romulo-Sans-Crushed-04

Esta vez cruza política y religión, no cualquier religión: la musulmana, convertida por los mass media en sinónimo de regresión y terrorismo.  Sans confiesa que esta serie nació de su obesesión de sintonizar con frecuencia el canal Al Jazeera donde también se cruzan tensiones parecidas a las de su obra: un lenguaje occidental con un contenido oriental, reduciendo muchos ambos términos.

happyMEAL

Las obras son recientes, con fecha de 2012, y nos hacen reflexionar sobre cuán diferentes somos las personas vestidas con diversos paños. Habiendo sido también Sans un reputado fotógrafo de moda, la idea del vestuario de las mujeres musulmanas sumadas a sus preocupaciones y posiciones políticas cobran una dimensión que va más allá de las túnicas, las caras cubiertas, aunque fueren con la bandera de las estrellas y las barras o sosteniendo una bolsa con un big-mac.

AmericanB