En la retrospectiva que cierra a fin de mes en el MET Breuer de New York, Kerry Marshall (1955) ejecuta el master plan de toda su carrera.

Poner el cuerpo negro como protagonista de la historia allí donde los relatos lo omitieron.

Pero sobre todo se ocupa de restituir el cuerpo negro a la historia del arte: un cuerpo que crea, que es protagonista como actor y como sujeto.

Con este concepto armó Mastry, la muestra en cuestión.