Eckart Hahn (Berlín, 1971) crea naturalezas muertas de cierto aire surrealista, en donde determinados elementos de fuerte carga simbólica se hacen recurrentes, como las aves, manos y guantes de látex, envoltorios o papeles con arrugas (la representación de éstos últimos, sin duda, uno de los ejercicios técnicos predilectos de muchos pintores realistas).

El color y la composición son elementos distintivos en estas pinturas en acrílico, cuyos títulos nos remiten directamente al motivo representado, sin engaños ni metáforas. Los colores planos y saturados, y los planos de color, organizan los elementos en estilizadas composiciones. Hay algo de diseño en el trabajo de Hahn, algo de publicidad, algo cinematográfico. Y aunque los temas circundan el imaginario de lo oscuro, su trabajo no es amenazante. Esto es lo que hace:

Eckart Hahn, Luna, 2012, acrílico sobre lienzo, 90 x 70 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, El jugador, 2012, acrílico sobre lienzo, 180 x 130 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Black Jack, 2013, acrílico sobre lienzo, 50 x 40 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Flauta, 2014, acrílico sobre lienzo, 170 x 120 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Altar, 2013, acrílico sobre lienzo, 60 x 50 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Nightfalke, 2013, acrílico sobre lienzo, 70 x 50 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Búho y Alcachofa, 2010, acrílico sobre lienzo, 160 x 50 cm. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Velas Negras, 2011, acrílico sobre lienzo. Cortesía del artista

Eckart Hahn, Entre dos, 2014, acrílico sobre lienzo, 55 x 42 cm. Cortesía del artista