Art Basel Hong Kong recibe a un público diverso y gran parte de las galerías que acuden a la feria coinciden en señalar que es muy internacional.  Es así desde que Hong Kong se consolidó como la puerta de entrada al mercado del arte en Asia.

“El coleccionista que viene a Hong Kong busca descubrir algo y el hecho de exponer tanto a artistas establecidos como a nuevas figuras atrae a gente de todo el mundo”, asegura Jennifer Caroline, de la galería Edouard Malingue.

No obstante, y como es de esperar, el grueso de lo exhibido  corre a cargo de artistas de la región como el indonesio Tintin Wulia, la coreana Kyungah Ham o el escultor japonés Tatsuo Miyajima, que con su instalación de luces “Time Waterfall” cubrirá los 490 metros del rascacielos más alto de la ciudad. Aquí la feria en un minuto.