Tocar la vista es una exposición que propone una aproximación detallada a la obra de Anni Albers (Berlín, 1899–Orange, Connecticut, EE. UU., 1994), artista que se distinguió por la originalidad de su trabajo pictórico y textil, y por su íntimo conocimiento de los materiales y técnicas de la tejeduría, un modo de producción casi tan antiguo como la humanidad. La muestra tiene lugar en el Guggenheim de Bilbao.

Prestando especial atención a las conexiones entre los distintos períodos y series de su trayectoria, y destacando tanto sus motivos e ideas recurrentes como sus creaciones experimentales, la muestra refleja la fuerza de una artista cuyo pensamiento humanista y esencial tuvo gran influencia en el arte de su tiempo y en el de generaciones posteriores. Como en los argentinos Chiachio & Giannone.

Organizada en colaboración con The Josef and Anni Albers Foundation, esta muestra subraya el papel pionero de Albers en el renacer moderno del arte textil (Fiber Art). La artista se inspiró en las culturas precolombinas y en la industria moderna, aunque su trabajo trascendió las nociones de artesanía y de labor propia del género femenino. Además de haber llevado a cabo innovaciones en el tratamiento de las tramas textiles y una permanente investigación de motivos y funciones del tejido, Albers logró posicionarse frente al papel dominante de la pintura a través de los textiles y el grabado, considerados “géneros menores” a pesar de su profundo calado en la historia humana.

En su empeño por lograr un contacto verdadero con el objeto, Albers también contribuyó a redefinir la obra de arte como diseño reproducible, ofreciendo al público una mayor accesibilidad a la producción piezas artística.

Anni Albers: tocar la vista es un homenaje a la mirada táctil y emocional de una artista que buscó siempre la pureza conceptual y la claridad en la realización del trabajo.