Ana Gallardo presenta Escuela de envejecer en el Museo Jumex de México DF a partir del 21 de noviembre. Se trata de una serie de actividades en el espacio público dirigidas por Gallardo en colaboración con Marian Baumann, Samantha Flores y María Cristina Urzaiz Mediz. En junio de este año la artista realizó una conferencia performática sobre el tema en el Museo de Calcos de Buenos Aires.  Entonces y ahora Gallardo propone una reflexión sobre la violencia de la vejez, a partir del territorio que ocupan los viejos en la sociedad actual. A partir de allí, proyecta una escuela donde se aprende a envejecer. En ella, personas de la tercera edad enseñan diferentes actividades y situaciones laborales al público. El interés de la artista reside, especialmente, en aquellas actividades aprendidas a fuerza de voluntad, de manera autodidacta o por el simple hecho de haberlas tenido que hacer. Gallardo comienza su trabajo poniéndose ella misma en el rol de aprendiz.

En su práctica como artista, Ana Gallardo busca desentrañar historias personales que revelan problemáticas sociales más amplias. Desde hace varios años la artista se ha dedicado a trabajar sobre las formas de establecer relaciones de amistad, solidaridad y comunidad entre las personas de la tercera edad, realizando varios cuerpos de obra entre los que se encuentran Un lugar para vivir cuando seamos viejos (2010), Acciones Primarias(2014) y más recientemente Escuela de envejecer (2016-presente).

La vejez, la proximidad de la muerte y la soledad son temas que aborda Gallardo en esta serie de trabajos donde ha colaborado con personas de la tercera edad en diversos lugares del mundo. Mientras en muchas sociedades no occidentales las personas mayores ocupan un lugar importante, la alienación de la vida moderna ha relegado a los ancianos a un plano de invisibilidad. Para Gallardo, esta situación de olvido es una forma de violencia que puede contrarrestarse mediante la identificación y creación de una estructura de lazos afectivos.