El artista

Caravaggio ahora

medusa

Medusa Murtola, 1597

Se inaugura hoy en el Museo Nacional de Bellas Artes, después de una larga gestión de Guillermo Alonso para lograrlo y con numerosos auspicios, entre ellos el de Fiat Argentina, la primera muestra que trae a la Argentina piezas originales de Michelangelo Merisi alias Caravaggio. Un maestro de pintores del que no podemos decir aquí más que lo que han escrito sobre él plumas tanto expertas como académicas. Ahorramos la exuberancia.

Autorretrato, de Orazio Borgianni

Con un montaje impecable en el pabellón de muestras temporarias, eficazmente adaptado para esta muestra, recorrerla es un lujo que Buenos Aires nunca antes había podido darse  -totalmente gratis para todos los visitantes-. Caravaggio y sus seguidores exhibe más de veinte obras procedentes de importantes instituciones italianas y de colecciones privadas de Italia, Malta e Inglaterra: a las pinturas del maestro del barroco europeo se suma un grupo de piezas de artistas de la época, directamente influenciados por él. Entre ellos, Artemisia Gentileschi, Bartolomeo Cavarozzi, Giovanni Baglione, Hendrick van Somer y José de Ribera.

San Jerónimo

Un solo apunte, antes de dejar que algunas imágenes de la muestra hablen por sí mismas. Era muy esperada su famosa Medusa Murtola, una obra que nunca hasta ahora había salido de Italia. No hubo un solo espectador que antes no la hubiese visto que no se sorprendiese por el tamaño y forma de la obra, mucho más pequeña que lo imaginado y de diseño cóncavo. La pieza está expuesta de tal forma que es posible ver el soporte de madera también por el lado posterior .

Magdalena desvanecida, de  Artemisia Gentileschi

Por lo demás, el negro de Caravaggio es más negro que lo que las nuevas tecnologías pintan con una luz de la que su obra carece. El Caravaggio de las reproducciones que vemos en la red no tiene mucho que ver con el de sus obras reales que por fortuna ahora podemos apreciar en Buenos Aires con sus dimensiones y colores verdaderos. Y sobre todo, con  el aura de la que hablaba Walter Benjamin.

En definitiva: lo que se ve aquí no es Caravaggio, es una aproximación lejana a su obra procesada por la web. Vayan al MNBA y no se pierdan la experiencia.

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

1 comentario

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.