Crónicas El artista

Cindy Sherman y sus horrores sin nombre

El procedimiento de la fotógrafa estadounidense:  mutar en diferentes personajes en donde  ella es protagonista. Esta vez en Oslo, en el Astrup Fearnly Museet, se exhiben las obras de Cindy y sus disfraces en la exhibición que se llama Cindy Sherman: The Untitled horrors.

webshop_5_0_003c25dc1351e2

webshop_4_0_004105dc1351be

Sus retratos son a la vez cómicos y crueles, repulsivos y engañosos. Podría decirse que reflejan una concepción generalmente aceptada del mundo y que abren nuevas interpretaciones a fenómenos familiares. Sherman se pone a sí misma como modelo en el centro de la imagen tanto para representar a  una chica pin up como a una anciana decadente.

webshop_11_0_003fa5dc1351c8

Generalmente usa máscaras, prótesis y pelucas con los cuales construye una presencia humana que es gradualmente reducida para construir esas imágenes que parecen muñecas en pose con trazos de desperdicio y decadencia.
webshop_12_0_003df5dc1351d4

webshop_14_0_004015dc1351c5
Desde el Astrup, afirman que la exhibición se organizó para enfatizar la perturbación, el grotesco y lo inquietante que desangran las fotografías de Sherman.

webshop_15_0_004655dc13519c
Por lo demás, Untitled horrors  busca destacar y examinar la relevancia de la artista desde el comienzo de su carrera, dedicando una entera sección de la muestra a sus trabajos iniciales de los 70s desde los cuales ya se podía intuir lo que hoy es la marca registrada de su obra: sus mujeres monstruos encaradas en un único cuerpo, el de ella misma.

webshop_9_0_13e3e231e135f9

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.