El artista

Egon Schiele, el erotismo que se niega a morir

 

Desnudo femenino con las piernas abiertas

Desnudo femenino con las piernas abiertas

Lo primero que hay que saber de Egon Schiele es que murió a los 28 años. Esa vida breve -en realidad, los diez años de su carrera artística activa- le alcanzó para convertirse en uno de los dibujantes más extraordinarios del siglo XX. Casi un siglo después, un centenar de dibujos, gouaches, acuarelas y fotografías del expresionista austríaco se exhibirán desde el martes próximo en el Museo Guggenheim Bilbao, en la muestra Egon Schiele. Obras del Albertina Museum, Viena.

Desnudo femenino reclinado, 1908.Desnudo femenino reclinado

En la obra de Schiele (1890-1918) -más de 2.500 trabajos sobre papel y 330 pinturas sobre madera y sobre tela- hay dos rasgos inconfundibles: la angustia de sus autorretratos atormentados y los cuerpos retorcidos y deformados de sus pinturas eróticas y sus desnudos explícitos, que rompen con los cánones de belleza de la época.

autorretrato con chaleco amarilloAutorretrato con chaleco amarillo

La muestra recorre, según el curador Klaus Albrecht Schröder -director del Albertina Museum- la evolución del artista desde su primera producción durante su formación en la Academia de Bellas Artes Viena, pasando por obras en las que la influencia de Gustav Klimt y el modernismo están más presentes, hasta trabajos de sus últimos años de ruptura con el naturalismo, con un radical tratamiento del color y sus desnudos.

autorretrato tirando el párpado hacia abajoAutorretrato tirando el párpado hacia abajo

Schiele se pintó a sí mismo obsesivamente, hasta el cansancio. Se conservan más de 150 de sus autorretratos. Pero otra de sus obsesiones fue pintar niños y niñas desnudos, un hábito que le costó acusaciones de abuso sexual y una estadía de un mes en la cárcel y la indignación de la conservadora sociedad vienesa.

Artista genial que escapa a la facilidad de las etiquetas y el encasillamiento, 95 años después de su muerte sigue teniendo legiones de seguidores. Aquí, en la Argentina, no son pocos los artistas en cuya obra su tortuosa huella es evidente.

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.