El artista

Jorge Macchi: un «okupa» en Ruth Benzacar

Macchi vuelve a hacerlo, pero esta vez con una vuelta de tuerca que podría leerse políticamente. Su nueva muestra «Cámara traslúcida», que acaba de abrir en su galería porteña de cabecera, Ruth Benzacar, impacta por la brutal apropiación del espacio. No se trata sólo de una espacio intervenido, sino de un espacio intervenido como una obstrucción o tachadura. Su «cámara traslúcida» es un muro de ladrillos que encaja con otro muro de ladrillos de modo especular. Quien lo visita tiene que subir al primer piso de la galería para habitar o transitar el espacio entre las paredes, allí quedamos todos atrapadxs.

 

El muro separa y aísla, se puede pensar como una interpelación a este mundo contemporáneo lleno de vallas y carente de ventanas y lazos que unan. Los cuadros que circundan esta instalación peculiar «sufren» de las tachaduras en forma de ladrillos blanco inocencia, donde siempre se esconde una imagen que podría pensarse censurada.

Me parece que lo que cierra esta posible mirada a la nueva puesta de Macchi es una típica matrushka rusa -esas muñecas que se abren en capas-.

El artista instala la muñeca rusa por antonomasia dentro de una jaula blanca que está encerrada en otra jaula blanca y así sucesivamente. El encierro se desaja y solo unx -yo al menos- pienso en liberar a la muñeca y tirar abajo los ladrillos. Celebro esta sensación y a su inspirador. Son tiempos de revuelta. Dentro y fuera de la galería.

 

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale