Autopresentaciones El artista

Las voces en la escena: Juan Coll Benegas presenta Aparición de la memoria

Acerca de la relación con las artes plásticas de la exposición APARICIÓN DE LA MEMORIA en la Universidad Nacional de Lanús.

 Por Juan Coll Benegas

 

Aparición de la Memoria viene a registrar en escena la imagen de un espacio como cuerpo, la memoria como un cuerpo; el agua como sustento, tiempo, lenguaje, como experiencia de lo verdadero y de nuestra naturaleza viviente. Las palabras escritas lo traducen, las que nunca podrán ser quemadas, vuelven a incorporarse a la escena. Su memoria re-aparece, ingresa, dimensión que representa un concepto; la palabra escrita, la traducción, se incorpora e incorpora. Los edificios del proyecto para el Espacio para la Memoria se ven como camalotes, el rojo púrpura en su interior transforma aquel espacio de lo ominoso y lo falso que fuera la ESMA.

IMG_0022

Tres paneles envueltos en telas purpúreas se asemejan a la piel, una memoria latente, tatuadas las voces en transparencia poliéster tal como si fuera sobre el agua. Sus formas nos traen respectivamente las voces de Stella Calloni, Luis Bruschtein y Adriana Abeles, la imagen de sus rostros y cada una de sus gestas se grafica, y también se lee en la escena. Hablan del proyecto, de la aparición de la memoria.

IMG_0065

En otros tres paneles diagonales y similares, aparecen nuevamente las voces. Luis Bruschtein, Adriana Abeles y Claude Mary nos traen a la memoria el rostro, la vida y la gesta de Laura Bonaparte, Madre de Plaza de Mayo, a quien el proyecto se le dedica. Laura, la Madre que recordaba la voz de Anselmo, según los cristianos santo: -NO EXISTE LA INEXISTENCIA

IMG_0042

Dos mesas cuyo blanco interior registran los textos de los otros y las respectivas imágenes del cuerpo -que es espacio- y de Laura Bonaparte. Como si fuera agua de estanque, el vidrio que las cubre sostiene las pilas de los respectivos textos que los visitantes se llevarán, como una forma de encuentro. Encima de las mesas, el texto que relata acerca del cuerpo de la memoria, el que también irá con ellos. En la escena esta todo, estamos todos; todos los sentidos inscriben, en la presencia de lo viviente todas las voces se traducen y aparecen.

IMG_0004

Ronda el testimonio ominoso de la quema de libros, refleja esta de la tortura, asesinato y robo de seres humanos; experiencia de lo falso en tanto ficticio devino aquella dictadura cívico-militar. Era para ellos necesario que no hubiese testimonios, como pulsión de la ilusión en lo ficticio, que todo lo real desapareciera de escena, que todo lo viviente desapareciera. La pretensión agrieta, es ruda, en su violenta ficción, como señal de una enfermedad. Se encuentra con lo viviente y otras voces nombran lo que no quieren ver. No querer ver lo viviente: esa experiencia de lo ilusorio que violenta y temprano agrava la dolencia. Y lo ficticio como revelación, las voces en escena, experiencia de lo verdadero.

IMG_0011

Con el advenimiento del cine sonoro, las artes plásticas, incorporaron un peldaño más en su anhelo integral de registrar la poesis; la aparición de lo viviente en tanto curación. Y las palabras, en su cuerpo que es lenguaje, todas aquellas que vemos en los subtitulados que nos traduce en toda su extensión un film en lengua extranjera[1] incorporan todas las voces. Todo es escena, todo es traducible de algo. La presencia de todo lo viviente: todo está porque se transforma.

 

 

 

 

[1] (El franquismo no traducía, doblaba).

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.