El artista

La chica terrible inglesa, Tracey Emin, aterriza en el MALBA

Decirle “chica” a una mujer que está por cumplir los 50 es un atrevimiento y no es de muy buen gusto andar develando la edad de las mujeres. Pero Tracey Emin  no la oculta y además va a ser siempre una chica y una chica terrible, aunque llegue a los 100 años, con su sonrisa torcida y sus ojos medio entrecerrados y su actitud entre pendenciera y desinteresada.

Aquí, Tracey Emin

Nació en Londres en 1963 y pertenece a la generación de los llamados Young Bristish Artists apadrinados por el galerista Charles Saatchi. Tracey aplicó a todos los soportes, casi gana el Turner y en 1999 presentó en la Tate Modern la que iba a convertirse en su instalación más famosa y también más controvertida. Tanto que hasta horrorizó a la misma reina, pero quizá no se necesite mucho para contar con su horror pero sí para que lo haga público. Y eso fue lo que sucedió. La instalación tan mentada fue My bed (Mi cama), que consistía precisamente en una cama que aludía a la de Tracey, con sábanas desordenadas con manchas indefinibles, papel higiénico a los costados, condones, libros, revistas y múltiples objetos. Todo lo que necesita la cama de una mujer marchosa o una chica terrible.

Still de How it feels

Ahora llega al MALBA a inaugurar una serie de exposiciónes  de artistas contemporáneos que tendrán luagar en la sala 3. Alli se exhibirán cinco de sus videos, otro de los formatos donde tuvo mucho éxito.

Still de Homage…

Tracey Emin / How It Feels se llama la exposición y es la primera de la célebre artista británica en América Latina.  Los videos a presentarse abarcan el período 1995-2000, el más prolífico en este formato de la Emin: Why I Never Became a Dancer (Por qué nunca llegué a ser bailarina), 1995; How It Feels (Lo que se siente), 1996; Homage to Edvard Munch and All My Dead Children (Homenaje a Edvard Munch y a todos mis hijos muertos), 1998; Riding for a Fall, (Tentando a la suerte), 1998; y Love is a Strange Thing (El amor es una cosa extraña), 2000.

Still, Love is a strange thing

Philip Larratt-Smith, curador de la exposición -famoso -entre otras cosas- por haber curado el fantástico show sobre Warhol, nos dice sobre su obra: “En conjunto, su producción puede entenderse como un intento de capturar el flujo de la experiencia vital. El trabajo con distintos medios le permite ser auto consciente y reflexiva y, a la vez, totalmente desinhibida”, explica

Still 1, Why I never became a dancer
La cinco videos que se presentan fueron especialmente elegidos entre la producción de Emin para destacar el amplio rango de su voz. A veces romántica, a veces desencantada, otras tantas humorística o vulgar. Sus imágenes golpean en la exploración de temas tabú, que Emin trata con su lirismo: el descubrimiento temprano del sexo, los abortos, la política de género y las estructuras de clase.
Still 2, Why I never became a dancer
La seducción y el amor abren una posibilidad de redención para Emin. El amor es una fuerza que puede transformarla. Estar enamorado es entrar en un grado más alto de consciencia, dependencia y vulnerabilidad extrema. Todo el arte de Emin puede entenderse como una apuesta a la integridad psíquica. Y también como una estrategia para asegurarse la posición del objeto amoroso”, analiza el curador.
La muestra se inaugura el jueves 15 y Emin dará una charla pública el viernes 16 a las 19 (hay que reservar lugar), conversará con su curador y presentará a su vez la colección de 33 columnas escritas para The independent, que fueron compiladas por Editorial Mansalva.
Love is what you want, video fuera de la exposición
Fotografías, gentileza Malba, Fundación Constantini

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.