Crónicas destacada

Muestra por los desaparecidos de Ayotzinapa

El fotógrafo Marcelo Brodsky inauguró la muestra Acción Visual por Ayotzinapa, en solidaridad con los ausentes, con 52 fotografías provenientes de 16 países. En la ceremonia, convocó a los padres de los 43 estudiantes a continuar en su lucha y les recordó: en mi país, a los militares los pudimos llevar al banquillo de los acusados.

En el acto realizado en la explanada de la Normal Rural de Ayotzinapa, Marcelo Brodsky estuvo acompañado de Gastón Chillier, director del Centro de Estudios Legales y Sociales de Argentina; Jessica Morris, directora ejecutiva de la organización no gubernamental Conectas, de Brasil, y de Abel Barrera Hernández, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, entre otras personalidades.

11249479_1479329542395215_3825427651887549852_n

Emocionado, Brodsky explicó los objetivos de la muestra: inauguramos junto a los padres de familia esta muestra fotográfica de 16 países: Argentina, Italia, Francia, Alemania, Japón, India, Bangladesh, Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Canadá y México.

El pasado viernes, dijo, hicimos una fotografía con los padres de familia y los estudiantes; es la que cierra el ciclo de esta campaña denominada ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Esta imagen se divulgará en el momento oportuno.

11988355_1479329445728558_7723817011232124429_n

Ante los padres de los jóvenes ausentes, recordó que en Argentina “tenemos 30 mil desaparecidos desde hace muchos años, pero estamos juzgando a los responsables y hemos tenido que vivir con esos ausentes durante mucho tiempo. Yo tengo a mi hermano Fernando desaparecido, conozco lo que eso significa en una familia y el efecto que produce.

Hace unos años organizamos en el Colegio Nacional de Buenos Aires, donde yo estudié, un acto para recordar cuántos desaparecidos teníamos: son 110. Los recordamos, hicimos fotografías, se empezó a hablar del tema de la desaparición y los artistas visuales tenemos la imagen como herramienta, que es la forma de comunicarnos, y más directamente al corazón emocional.

En el caso de México, mencionó que se hizo una foto en apoyo a Tlachinollan y a los familiares y víctimas de Ayotzinapa. Y en el mismo colegio en el que estudié se juntaron 43 alumnos e hicieron una fotografía con el texto: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!, con las banderas de México y Argentina.

Dijo que a partir de esta experiencia se hizo la convocatoria a más escuelas y a varios países; “en todo este año hemos recibido imágenes de apoyo, que son las que estamos mostrando. Ayer, un grupo de estudiantes, los pelones, del primer año de la normal de Ayotzinapa, hicieron una fotografía en la que piden su reivindicación”.

Marcelo Brodsky expresó que estaba orgulloso de estar en la escuela, donde he recibido el acompañamiento en este trabajo de Poncho Morales y de Pablo Ortiz Monasterio, fotógrafo y crítico mexicanos que han entendido que era necesario apoyar esta experiencia visual.

Lo principal, agregó, es la solidaridad emocional de todos estos cientos y miles de estudiantes, de trabajadores, de gente afectada por distinta violencia, que manifiestan a través de la imagen su apoyo a los familiares de Ayotzinapa.

Antes, en entrevista, el artista visual expresó su emoción de estar en Guerrero: siento alegría de poder ayudar, de traer un mensaje de apoyo para que no estén solos.

–¿Qué se lleva de Ayotzinapa?

–Me llevo el calor de su gente y la alegría de poder sentir que entendieron lo que quisimos decir, y nuestro apoyo. Que no están solos, que son muchos en el mundo que queremos apoyar; que lo hemos hecho ahora con fotos y con lo que haga falta. Estamos para ayudar a las víctimas de Ayotzinapa a encontrar la verdad y la justicia, porque ellos no pueden estar solos, porque nosotros no estuvimos solos ante la dictadura (en Argentina), y ahora lo necesitan ellos y se los vamos a dar.

–¿Digamos que aquí encontró a su hermano desaparecido?

–Bueno, sí. La inspiración que implica la desaparición. Pero a él no lo hemos encontrado. Nos tardamos muchos años, pero nunca paró el movimiento. Cuando la sociedad actuó conjuntamente consiguió, primero cambiar la Corte Suprema, después declarar inconstitucional la ley de punto final y la evidencia de vida, y posteriormente juzgarlos (a los militares). Todo lleva su tiempo. Sólo la sociedad mexicana va a sacarse la violencia de encima.

Gastón Scheller manifestó que hace 40 años en Argentina el gobierno desapareció miles de personas, y cuando eso sucedió las madres, los padres y las abuelas tomaron la Plaza de Mayo con el reclamo, como ahora lo hacen ustedes por los 43 estudiantes.

Jessica Morris expuso que en Brasil somos solidarios con este proceso. Estamos para exigir al gobierno mexicano que esos estudiantes regresen vivos y esa es la posición internacional, porque lo que suceda en México nos afecta en Brasil, Argentina, Chile, China, y en todo el mundo.

Los padres de familia agradecieron la solidaridad de los visitantes, con quienes recorrieron la exposición que se colocó en las paredes de la escuela.

Fuente: La Jornada de México

Fotografías: Gentileza de Marcelo Brodsky

Sobre el autor

jaquealarte

jaquealarte

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.