Crónicas

No hay epitafio para León Ferrari, el no descansará en paz

Una tumba es nada
cuando tu obra queda
para sobrevivirnos a vos
y a todxs nosotrxs.

No descansesn en paz; León.

Seguí a nuestro lado
en la pelea x una vida más justa
más feliz, mas digna
más cañera, más bella.

Miranos puteanos guianos.

Así escribio Telam tu supuesto último epitafio:

“En la ceremonia, donde se encontraba Alicia Barros Castro, con quien Ferrari estaba casado desde 1946, se recordó también a Ariel Adrián Ferrari, hijo del artista, desaparecido por la última dictadura militar, y se colocó una foto suya junto a los restos de su padre, en el Mausoleo Augusto C. Ferrari y Familia.

“Este abrazo es para vos León y para vos Alicia, para esta hermosa familia que tienen. Este es el abrazo fuerte de todas las Madres de Plaza de Mayo”, dijo Tati Almeyda, Madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, entre los aplausos de la gente reunida en torno al cajón del maestro.

Y expresó: “nos conocimos porque tenemos algo muy especial en común, Ariel  y los 30 mil. Están acá, están diciendo `chau`, están diciendo `León no se ha ido, siempre va a estar con nosotros`”.

Por su parte, el director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Eduardo Jozami, contó: “conocí a León en la década del `60, por amigos en común, pero sobre todo por la vida política. En esos años León era un amigo muy solidario, alguien que curiosamente creía que lo importante era lo que estábamos haciendo nosotros. Él se concebía como un acompañante, un artista que apoyaba a los que militaban en política”.

“Después pasó lo de Ariel -continuó-, casi todos los que estamos acá tenemos una historia trágica, que paradójicamente nos unió más. Sabemos que era un artista excepcional, uno de los más importantes, pero lo más notable es que siempre siguió siendo un amigo, sencillo, tremendamente querible. Demostró que se podía ser un gran artista, alguien comprometido y un gran ser humano”.

El periodista Luis Bruschtein, a su turno, muy conmovido, dijo que “nunca pensé que me iba a tocar hablar en esta circunstancia, porque siempre pensé que León era eterno. Recuerdo que íbamos con mis hermanos a verlo a su casa de Castelar, éramos adolecentes. León fue un verdadero maestro, alguien que siempre estuvo ahí. Era un abridor de ventanas”.

Por último, una vocera de la Fundación Augusto y León Ferrari, leyó: “León, en tu vida creaste un mundo nuevo para volverlo más justo, bello y pleno. León, nos acariciaste con tu delicadeza, nos iluminaste con las tintas y papeles, nos enamoraste y nos despertaste con tu carácter; nos hiciste pensar, sentir y vivir con heliografías, planetas y collages”.

“Nos sorprendiste y nos llenaste de ganas de seguir adelante, nos enseñaste que en esta vida todo es posible. León, que además de toda tu obra creaste una manera de ver definitiva en que la muerte solo afirma que la vida es infinita. Te vas en paz y lleno de vida, vas a estar para siempre en nosotros, en nuestros hijos y nietos”.

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

1 comentario

  • Sí descansará en paz…. con su alma: por lo que hizo/denunció/dijo como artista comprometido con la época que vivió y las particulares circunstancias de su vida pero, no tranquilo porque su ejemplo de coherencia, de ética y de creatividad -en alguna medida- tendrá una continuidad en aquellos que lo admiramos, respetamos profundamente y, dentro de nuestras posibilidades, trataremos de seguir con su idea de justicia de la manera que podamos.

Leave a Comment