Discusiones El artista

Odiar a los niños, el marketing punk de un artista mallorquí

Guillermo Rubí (Palma de Mallorca, 1971) presenta en su ciudad una controvertida muestra llamada I hate the kids, basada, según dicen los curadores de Palaires, el centro cultural mallorquino donde se presenta, en la canción punk de la banda americana post-hardcore Hot Snakes como leitmotiv de todo el proyecto.

Son varias  las bandas hardcore punk que usaron la frase  “Hate the Kids”  (odiar a los niños) como statement . Entre ellas, se encuentran State of Alert, Turbonegro, Love the Music/Hate The Kids y otras.

En el mundo punk esta declaración no sólo es usada para dar nombre a sus canciones sino para transmitir una postura ideológica antisistema. Aunque odiar a los niños es siempre algo bastante repudiable, pero también es dudoso declarar el amor hacia ellos sólo por habitar al turbio mundo de la infancia.

I hate the kids, dicen los curadores de Palaires,  “tiene la intención de plantear una disyuntiva entre la pintura como desarrollo formal y el mensaje que deriva de ésta”. El mensaje punk “no aparece como foco del acto pictórico, sino más bien como excusa para aludir a ciertos aspectos de la sociedad acomodada pero de un modo ciertamente inquietante”.

Rubí parte de la modificación y/o distorsión de imágenes (fotografías o capturas de pantalla obtenidas de diversos filmes) a las que superpone una trama o retícula, atrapando la imagen en el fondo de la tela.

Sus obras, aseguran sus curadores, “reconducen los intereses, miedos e inquietudes del artista desde las referencias musicales que aparecen —de forma directa o indirecta, o en la aparición de frases —insertadas de forma visible o subliminal. No obstante lo realmente interesante es entender la forma en que se aferra firmemente a la pintura como medio de expresión, en una época en que la velocidad de la imagen implica su consumo rápido e inmediato. De este modo el espectador se ve obligado a mirar lentamente, detenerse frente a la obra y analizar un tipo de ‘escritura’ mucho más específico que le permite llegar al fondo de un discurso contemporáneo”.

¿Los niños? ¿Odio? ¿Por qué? ¿Habría alguna diferencia si los retratos fuesen de ancianos?

El nombre en inglés no sería tan marketinero, imaginamos. We hate el oportunismo.

El video en el que, dicen, si inspiró Rubí

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.