Crónicas El artista

On Kawara, el avant garde japonés se presenta en el Guggenheim de NYC

El Museo Guggenheim de Nueva York presenta a partir del 6 de febrero de este año la primera exposición exhaustiva de la obra de On Kawara (1933-2014), la más amplia que se haya realizado desde 1963. On Kawara – Silence presenta una nutrida selección de obras que abordan la naturaleza y la experiencia de tiempo y lugar que son características de su producción artística.

Organizada por Jeffrey Weiss, curador en Jefe del Guggenheim, junto a Anne Wheeler, curadora asistente, y en estrecha colaboración con el artista, la exhibición se instalará por toda la rampa en espiral del museo, siguiendo una disposición de 12 secciones o “capítulos” ideada por el artista.

On Kawara, JAN. 4, 1966, New York’s traffic strike, New York. De la serie Today (1966–2013), acrílico sobre tela, 20.3 x 25.4 cm. Colección privada. Cortesía: David Zwirner, Nueva York/Londres

On Kawara – Silence recorre su obra realizada entre 1963 y 2013 en todas sus categorías, la mayor parte producida durante sus viajes por el mundo: las Date Paintings (parte de la serie Today); telegramas (de la serie I Am Still Alive); postales (de la serie I Got Up); mapas de ciudades marcados con la ruta que tomó un día cualquiera (de la serie I Met); recortes de periódico (de la serie I Read); un inventario completo de pinturas (Journals); y calendarios (One Hundred Years y One Million Years).

Numerosos dibujos producidos en París y Nueva York en 1964 -propuestas fascinantes de obras no realizadas-, y sólo dos pinturas existentes de 1965, Location y Title -que anuncian la serie Today-, ofrecen una perspectiva histórica e indican la aparición del lenguaje pictórico que On Kawara persiguió durante toda su carrera.

On Kawara, Paris–New York Drawing no. 144, 1964, grafito y lápiz de color sobre papel, 37 x 46 cm. Colección del artista. Cortesía: David Zwirner, Nueva York/Londres

On Kawara, Title, 1965, acrílico sobre tela (tríptico. Panel izq: 117.8 x 155.9 cm; central: 130.2 x 159.4 cm; der.:117.5 x 155.9 cm. National Gallery of Art, Washington D.C., Patrons’ Permanent Fund

La exposición también presenta tres meses consecutivos de pinturas Today, identificadas por el artista como Everyday Meditation (Meditación Diaria). Además, como parte del proyecto One Million Years se hará, como en otras ocasiones, una recitación continua y en vivo de fechas de años durante el transcurso de la muestra, en la planta baja de la rotonda del Guggenheim.

La obra monumental One Million Years consta de dos grupos de volúmenes encuadernados: One Million Years: Past, y One Million Years: Future, en cuyas páginas se han impreso fechas anuales que van un millón de años atrás en el tiempo y un millón de años hacia adelante. Past, creado en 1969, contiene los años 998.031 A.C hasta 1969 D.C, mientras que Future, creado en 1981, contiene los años 1996 D.C a 1.001.995 D.C. Desde su primera lectura en 1993 en el Dia Center for the Arts, en Nueva York, se han realizado varias más en todo el mundo. Cada recitación es retomada donde fue dejada por última vez.

On Kawara, One Million Years, 1993–presente, vista de lectura en vivo de One Million Years en David Zwirner, Nueva York, 2009. Cortesía: David Zwirner, Nueva York/Londres

Nacido en Kariya, Japón, On Kawara alcanzó un temprano reconocimiento durante la década de 1950 como un joven miembro del avant-garde de Tokio. El artista salió de Japón en 1959, mudándose primero a la Ciudad de México y luego a París antes de instalarse en la ciudad de Nueva York. Durante ese período de reubicación abandonó sus primeras representaciones surrealistas del cuerpo. En 1966 su práctica adquirió la forma que tomaría a partir de entonces: la producción intermitente pero persistente de pinturas y otras obras, la mayoría de las cuales sirven para identificar el momento y el lugar del paradero del artista en el día en que fueron hechas.

El trabajo de On Kawara es a menudo asociado con el surgimiento del Post Minimalismo y el arte Conceptual. Sin embargo, dado su complejo ingenio y alcance existencial también se encuentra bien apartado de estos movimientos. La serie Today, parte central de esta exposición, fue creada a lo largo de siete décadas de acuerdo con protocolos estrictos: en cada pintura, una fecha se inscribe en acrílico blanco sobre un fondo monocromático en variantes de azul, rojo o gris muy oscuro, y en el idioma del lugar donde se hizo.

El rango estricto de las dimensiones para las Date Paintings está predestinado, y el proceso de hacerlas es aparentemente mecánico, aunque las pinturas eran, de hecho, producidas meticulosamente a mano. Una pintura era terminada ya sea en el curso de un día, o destruida. Algunos días, On Kawara hacía dos y, muy de vez en cuando, tres de estas pinturas.

La exposición presenta más de 150 Date Paintings, muchas de ellas acompañadas de las cajas de almacenaje hechas a mano que On Kawara a menudo forraba con recortes de la prensa diaria. Los recortes, que representan temas tanto históricos como banales -política, desastres naturales, celebridades, exploración espacial, deporte- ubican el trabajo de On Kawara en un contexto de acontecimientos actuales, aunque cualquier lógica de esa selección es difícil de discernir.

On Kawara, DEC. 29, 1977, Thursday. New York, de la serie Today (1966–2013), acrílico sobre tela, 20.3 x 25.4 cm. Caja de almacenaje: 26.8 x 27.2 x 5 cm. Colección privada. Cortesía: David Zwirner, Nueva York/Londres

On Kawara, MAY 20, 1981. Wednesday. New York, de la serie Today (1966–2013), acrílico sobre tela, 45.7 x 61 cm.  Caja de almacenaje: 62.5 x 47.3 x 5 cm. Colección privada. Cortesía: David Zwirner, Nueva York/Londres

“I Got Up”. “I Went”. “I Read”. “I Met”. Mucho del trabajo de On Kawara despliega esas declaraciones en primera persona, que parecen designar un poco más -y, sin embargo, nada menos- que su propio estar en el mundo.

La muestra también presenta más de 1.500 postales turísticas dirigidas, estampadas y enviadas por correo a amigos y conocidos, incluyendo a artistas, galeristas, coleccionistas, críticos y curadores como John Baldessari, Germano Celant, Herman Daled, Kasper König, Sol LeWitt, Lucy Lippard, Toshiaki Minemura y Adrian Piper, que llevan el mensaje “me levanté a las”, seguido por la hora precisa en que On Kawara comenzó su día.

La exposición incluye además mapas de ciudades en los que el artista trazó su ruta en un solo día, y más de 100 telegramas entregados entre 1969 y 2000, cada uno con el simple mensaje “todavía estoy vivo.” Esta serie, producida de acuerdo con un set de reglas propio, registra las actividades básicas de la vida del artista. Al igual que las Date Paintings, los telegramas parecen ser puramente sistemáticos. Aunque un análisis minucioso revela en este trabajo cualidades inesperadamente personales -así como la disciplina y el rigor que implica el incansable seguimiento de registros-, los indicativos de una experiencia personal son esquivos. A lo largo de su vida, la biografía oficial del artista consistía sólo en el número de días que había estado vivo. El esquematismo de su obra significa que, a pesar de su carácter subjetivo y su enfoque en la auto-examinación, ésta se mantuvo sorprendentemente abstracta.

On Kawara, I Read, 1966–95, recortes de prensa encarpetados. Colección del artista

On Kawara, I Went, 1968–79, material impreso encarpetado. Colección del artista

On Kawara, APR. 1 1969, de la serie I Got Up, 1968–79. Tinta estampada sobre postal, 15.2 x 23 cm. MTM Collection, Japón

On Kawara, JUN. 10 1975, de la serie I Got Up, 1968–79. Tinta estampada sobre postal, 8.9 x 4 cm. Colección de Keiji y Sawako Usami

On Kawara, Telegrama para Sol LeWitt, 5 de febrero de 1970, de la serie I Am Still Alive, 1970–2000, telegrama de 14.6 x 20.3 cm. LeWitt Collection, Chester, Connecticut

On Kawara dijo muy poco acerca de su arte y prefirió dejar mucho sin explicación. Sin embargo, identificó un tema central: la conciencia humana, una mayor conciencia del individuo de su existencia en el mundo. On Kawara dijo también que una Date Painting representa una paradoja: que cada pintura significa por siempre el presente al llevar el nombre y la fecha del día en que se hizo, sin embargo, una vez que el día se termina, ese presente pertenece sólo al pasado.

Fuente: artishock.cl

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment