destacada

Residencias para artistas: de norte a sur elegimos las mejores

Residencias para artistas: el espacio ideal para crear y vincularse con otros artistas, un ambiente propicio para dedicar y disponer de tiempo para pensar y quizá terminar una obra. En solitario pero también nutriéndote de la mirada y experiencia de los demás participantes.  Seleccionamos algunas de las mejores: de norte a sur y te dejamos un enlace para que conozcas toda la oferta del mundo.

Estados Unidos

Miami: El MFU MIAMI es el semestre piloto del Programa de Becas de ArtCenter / South Florida, que reúne a distinguidos profesores, iniciativas de educación alternativa y profesionales y que promete a los residentes los recursos, el tiempo y la retroalimentación para desarrollar programas y cursos que serán enseñados en futuras iteraciones del Programa ArtCenter para la Investigación Artística Aplicada.

Empeñada en consolidarse como meca del arte, buscan hasta el 31 de mayo artistas visuales, curadores, investigadores, escritores, músicos y performers en cualquier nivel de su carrera, ya sean residentes en Estados Unidos o en cualquier lugar del mundo. La residencia ofrece un estipendio de 3.540€, gastos de viaje, alojamiento y estudio en Downtown Miami.

Nueva York: Yaddo ofrece sus más de 400 hectáreas como un símbolo de las residencias en Nueva York y por año, aceptan un promedio de 200 artistas a quienes aseguran, juzgan por la calidad del trabajo y la promesa profesional. “No hay requisitos de publicación, exposición o rendimiento para la aplicación”, aclaran para ofertar sus programas.

Art Omi International Arts Center apuesta a entrecruzar artistas con escritores, músicos y bailarines de todo el mundo para crear una comunidad trabajadora y diversa. Entre junio y julio, las actividades se concentran en el proceso creativo, dentro de una atmósfera de intercambio cultural y evaluación crítica. Más de 80 esculturas ambientan el espacio para quienes se hospedan hasta que la residencia culmina con el Día del Estudio Abierto, durante el cual las actividades y su resultante se abren al público.

México 

ADM es un centro de convergencia multidisciplinaria abocado a la enseñanza, a la producción y exhibición. Está constituido por tres áreas: Arte, Diseño y Multimedia. Cada una está estructurada a través de un Programa Educativo especializado en sus propias disciplinas, espacios para la producción, colaboración y desarrollo de proyectos, así como un espacio de exhibición (Show Room). La particularidad es que abren el abanico al marketing, la publicidad o los medios abarcando sectores que pueden congeniar con el arte en diversas aristas.

SOMA es un espacio sin ánimo de lucro, fundado por artistas que cuenta con dos programas académicos a nivel de postgrado, un programa de residencias y un programa público y gratuito de conferencias. Analizan colectivamente las consecuencias estéticas, políticas y sociales de la producción de arte y actualmente están trabajando con la argentina Amalia Pica, dedicada a explorar la manera en que las imágenes ocupan un espacio en la memoria colectiva, como los símbolos nacionales, los clichés o las imágenes impresas en el pensamiento.

España

AVAM, Artistas Visuales Asociados de Madrid, es la asociación profesional que representa a los artistas visuales de la Comunidad de Madrid. Con una estructura de gremio, ofician de mediadores para que los artistas se vean representados ante las administraciones públicas y privadas. En el espacio “Extensión AVAM”, en Matadero Madrid, AVAM ofrece recursos tecnológicos para la realización de proyectos digitales.

RedPoint artists residencies ofrece trabajo colaborativo entre artistas de todo el mundo y la comunidad de Barcelona, con énfasis en el arte contemporáneo emergente. Se encargan de realizar la muestra, difusión, presentación y el alojamiento en el espacio con el que cuentan, emplazado en el centro del Circuito Cultural de Barcelona.

Italia

Conocida por el fútbol, los cataclismos y la camorra, Nápoles tiene presencia en la escena del arte con el programa Spazio Artisti en el que el eje será la influencia del Mediterráneo y la tensión entre el norte y el sur de la península. Las convocatorias están abiertas actualmente.

Alemania

BERLIN ART INSTITUTE está ubicado en el complejo de edificios 404 de la llamada “Gewerbehöfe an der Industriebahn” ofrece a los participantes en su programa de residencia un trabajo de supervisión individual y abordajes interdisciplinarios. BAI afirma que aboga por un concepto innovador de escuela de arte contemporáneo donde se busca despertar la consciencia del artista a través del proceso de entrenamiento y experimentación en un ambiente alimentado por la crítica, lejos de la relación tradicional entre maestro y estudiante.

Argentina

Urra: pertenece a la órbita de proyectos de la Fundación VERIA para el Desarrollo, la Investigación y la Difusión del Arte y la Cultura. Liderada por Melina Berkenwald, el año pasado abrieron URRA Tigre en el Distrito Tigre Sur, para apropiarse de un espacio de residencias continuas e intercambios. En febrero, Franco Vico y Germán Sandoval, artistas en residencia, presentaron registros audiovisuales de sus trabajos y el curador colombiano Santiago Rueda dialogó sobre dos recientes exhibiciones que ponían el ojo en dos tópicos de lamentable vigencia como la minería y la violencia.

La ira de Dios: es una asociación sin fines de lucro de artistas y personas vinculadas a la gestión cultural y a las políticas públicas cuya cara pública es Pablo Caligaris, director e inspirador tanto de la residencia como de la galería del mismo nombre. Se enfocan en los artistas emergentes y ponen énfasis en la fotografía y en los nuevos medios bajo la enorme etiqueta del arte contemporáneo. La experimentación y la interrelación de artistas locales con sus pares del exterior enmarcan su escena de trabajo. La última edición reunió a cordobeses y tucumanos con artistas de Suiza, Bélgica y Francia bajo la curaduría de Ariel Authier.

Proyecto Ace: dejan en claro que no cuentan con subsidios y que la matrícula de residencia debe ser pagada por el artista o patrocinadores de su país de origen. La inscripción es libre y hay cuatro convocatorias anuales y otra subsidiadas que prosperan gracias a convenios previos con ciudades o instituciones.

Raro: Lina Angel, directora y creadora del proyecto junto con Felipe García, ambos colombianos residentes en Argentina, indicaron a @jaquealarte que “la importancia de la residencia radica en la posibilidad que brinda de conocer un contexto diferente al propio. El intercambio que se genera a partir de la interacción con otros artistas, curadores, gestores, instituciones, y la ciudad misma, es el valor agregado”.

“Hemos recibido artistas muy diversos, si tuviéramos que elegir un rasgo común sería la calidad de sus proyectos y su interés por profundizar en los procesos propios”, describen. Y detallan que “si tuviéramos que pensar en un rango de valor de nuestras residencias estaría entre los 900 y los 1.500 dólares. Nuestra forma de sostener el proyecto se basa tanto en recibir residentes extranjeros, como en aplicar a diversos financiamientos para poder generar becas”.

La relación, no se corta al terminar la residencia ya que procuran vincular artistas con instituciones amigas que puedan estar interesadas en su obra. “En otras oportunidades, hemos viajado a sus países de residencia y empezado proyectos paralelos en conjunto”. Ahora, están finalizando la residencia Benjamin Zawalich, artista estadounidense, quien estuvo como residente en Buenos Aires trabajando con litografía y collage.

Chile

Guillermina Bustos, coordinadora del programa de residencias de Cooperativa de Arte en relación a Curatoría Forense aclara a @jaquealarte que existen numerosos modelos de residencias. “Existen programas que actúan como: “hostel de artistas, un retiro espiritual, una reunión de amigos, un grupo de autoayuda, un coworking o una excursión VIP a la periferia”.

“Creemos que el artista es un trabajador más de cultura, y como tal solo dispone de herramientas específicas para imaginar el mundo, que le sirven para el ejercicio de la ciudadanía en un nuevo contexto. Las residencias son espacios de experimentación a la vez que de formación alternativa, de ensayo de prueba, falla y error, donde el proceso de investigación es más relevante que el resultado”.

Generalmente trabajan con gestores locales, que conocen en profundidad la escena de arte o las comunidades del sitio donde se realiza la residencia. Con ese modelo desde 2009 Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay; Europa y EEUU movilizaron a más de 300 residentes. Y se sustentan principalmente con un presupuesto colaborativo, formando provisoriamente una cooperativa de trabajo.

“Tanto para los coordinadores como para los residentes, la experiencia de una residencia afecta y reorganiza todo aquello que sabíamos sobre arte contemporáneo y sobre nuestra vida cotidiana, y nuestra tarea ha sido acompañarnos en esos procesos desde la amistad y el trabajo”, subraya Bustos.

Más residencias, en este enlace.

Sobre el autor

jaquealarte

jaquealarte