El artista

Tiempo, espacio, espuma: a soñar con la instalación de Saraceno en Milán

En Hangar Bicocca, el espacio de arte más sorprendente de Milán, la nueva instalación del tucumano Tomás Saraceno tiene a todo el mundo con la boca abierta y literalmente, con la respiración entrecortada.

El tipo que se hizo fama en el mundo a través de la producción de instalaciones visionarias que dejan siempre al público en estado de shock -por el riesgo y desafío que le propone al dejarlos interactuar con cada una de sus creaciones- ahora creó una suerte de burbuja gigante que, según cuentan los del Bicocca,  reafirma la declaración de Saraceno: “yo vivo un poco más allá del planeta tierra”.

Efectivamente, así como lo hizo recientemente en la terraza del Guggenheim de NYC, ahora en Milán arma una nueva instalación donde otra vez modifica la percepción de los espacios arquitectónicos y así como casi toda su obra, inspirada en la arquitectura utópica del 900, aparece una suerte de deseo de crear estructuras aéreas capaces de ser habitadas por humnxs, energéticamente autosuficientes y de bajo impacto en el medioambiente.

El lo piensa todo: cómo hacer soñar, cómo hacer que cada visitante se muera por ser parte de su instalación sin tener ningún miedo, piensa en cómo enseñar a su vez que se puede construir de modo sustentable y repetimos nos lleva a soñar, soñar y a meternos en esos espacios alucinados.

Ahora en Milán convoca con On Space Time Fome (algo así como En el Tiempo Espacio Espuma), una estructura fluctuante construida en tres niveles de película transparente para ser usada por los visitantes, inspirada en la conformación cúbica del espacio expositivo que es Bicocca.  La preparación de la obra requirió de medios de proyección y experimentación con un equipo multidisciplinario de arquitectos e ingenieros y tendrá una continuación que Saraceno realizará durante su residencia en el MIT (Massachusetts Institute of  Technology) el próximo año.


Si bien Saraceno pensó en todo, la interacción con la obra requiere de un alto sentido de responsabilidad por parte del público, tanto en su acción dentro de ella, en su interacción colectiva e individual y en su contribución fundamental para garantizar su mantenimiento. Por eso cada visitante recibe, en el ingreso, un serie de sugerencias para poder garantizar una mejor manera de disfrutar su  paso por On Space Time Fome.

Se trata de esto, vamos a verla en acción:

Fotografías de Alessandro Coco. Cortesía de la  Fondazione HangarBicocca, Milán.

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

1 comentario

Leave a Comment