Discusiones El artista yo elijo

Yo elijo x Lucas Soares

Con este elección del poeta y filósofo Lucas Soares, jaquealarte inaugura una sección en la que un artista de cualquier disciplina elige la obra que más lo marcó en su vida o simplemente su obra favorita.

Tenemos el lujo de iniciar la sección con Lucas Soares y su obra elegida, Una y tres sillas de Joseph Kosuht. Aquí largamos.

————————————————————————————————————————————————-

Por Lucas Soares

10428392_10204358165894153_8266809282550980130_o

Frente al hiato hegeliano entre un arte del pasado (justificado a partir de su proximidad con lo Divino-Absoluto) y un arte objeto de pensamientos (mediatizado por el juicio reflexivo y abstracto), la pregunta que surge naturalmente es qué tipo de relación puede establecerse entre ambos paradigmas. Una posible respuesta es la que brinda Gadamer, quien levanta un puente hermenéutico por intermedio del cual es posible pensar la continuidad entre tales paradigmas desde el eje de la simultaneidad de pasado, presente y futuro que opera en toda manifestación artística, independientemente de la época en que fue concebida. Otra posibilidad –la que me interesa- es pensar que el arte contemporáneo compromete, en algunos de sus artistas (sobre todo los que se inscriben en una línea conceptual), un replanteamiento de preguntas que surgieron en el arte del pasado y en las reflexiones filosóficas que éste suscitó. En este sentido creo que la obra de Joseph Kosuth, emblema del arte contemporáneo en su vertiente conceptual, puede leerse como un compendio de algunas de las preguntas clave que vertebran -de Platón en adelante- la filosofía del arte. Pienso, puntualmente, en “One and Three Chairs” (1965), una de sus obras más conocidas, la cual establece un diálogo directo con el argumento de las tres clases de camas que Platón despliega en el libro X de la República con vistas a destronar al arte tradicional de su época (especialmente la poesía y la pintura) del lugar hegemónico que ocupaba en materia pedagógico-normativa.

Joseph-Kosuth.-One-and-Three-Chairs-469x353

Una y tres sillas, Joseph Kosuth, 1965

Digamos que Platón fue el primer filósofo en investigar en ese diálogo, de un modo sistemático y exhaustivo, sobre el estatus ontológico que detenta la mímesis artística (además de preguntarse por su estatus religioso, ético-político, epistemológico y psicológico). Es decir: ¿a qué tipo de naturaleza responde una obra de arte? ¿Hacia dónde debería apuntar su mira: a una mímesis de una verdad (Idea), o hacia una mímesis de una apariencia (phántasma)? Independientemente de la respuesta platónica, lo que quedó en pie en la historia de la filosofía del arte es la pregunta, que lo transforma –anacrónicamente hablando- en el primer filósofo artista conceptual de Occidente. Y es justamente esta pregunta filosófica acerca de la naturaleza ontológica de una obra de arte la que aparece reeditada, desde un registro artístico, en “Una y tres sillas” de Kosuth. Porque aquí la obra de arte: ¿es el concepto (o entidad lingüística plasmada en la ampliación fotográfica de la definición del término “silla”), la representación fotográfica de la silla (basada en el objeto-silla), o es el objeto-silla fabricado? ¿Dónde debemos colocar la prioridad referencial a la hora de pensar una obra de arte? ¿O acaso la obra de arte se trata de la expansión semántica de ese todo integrado por tres clases de sillas, ese todo que, como reza el título, es uno y tres a la vez? De nuevo: más allá de la respuesta, lo que importa tanto en Platón como en Kosuth es la emergencia de ese interrogante (entre muchos otros). Porque mientras éste emerja, misión cumplida. Lo que siempre me sedujo de esta obra de Kosuth, y fue crucial para mi campo de trabajo (las relaciones entre arte y filosofía), es la posibilidad de pensar la historia del arte no a partir de discontinuidades y cambios de paradigmas (como suele hacerse desde la historia y la filosofía del arte), sino como una reformulación autoconsciente de las mismas preguntas desde distintas perspectivas, atadas a sus respectivos marcos epocales. La idea de que la historia del arte, como la de la filosofía, puede pensarse como la historia de un permanente repreguntar acerca de unos cuantos conceptos. En este caso puntual: ¿de qué hablamos y a qué apuntamos cuando hablamos de una obra de arte?

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment