destacada

Entrevista Grupo Etcétera: el error como acierto permanente

Por Marina Oybin

“Tenemos un pacto de por vida: nos une el amor, la poesía y la libertad; los tres preceptos del movimiento surrealista”, cuenta Federico Zukeferld (Buenos Aires, 1979). Con Loreto Garín Guzmán (Valparaíso, 1977) son pareja y trabajan juntos desde hace 20 años y conforman el Grupo Etcétera, núcleo fundante de la Internacional Errorista.

Por estos días en el Centro Cultural Matta presentan Matices [tonos y semitonos de una orquestación terrorífica], compuesta por una serie de obras ready made a partir de publicaciones, documentos desclasificados, libros y revistas. Para la exhibición, tomaron cuatro ejemplos de campañas psicológicas masivas llevadas adelante por los gobiernos de facto en Chile y Argentina. La muestra incluye una performance en la que una actriz interpreta con una flauta traversa una grilla diseñada por un equipo de propaganda del gobierno de Augusto Pinochet junto con un psicólogo. “El plan incluía el uso de determinados conceptos. Por ejemplo, en siete de cada diez artículos tenían que figurar determinados conceptos como marxismo asociado a palabras como odio y mentira. Ese aspecto nos interesa porque vemos la permanencia de ciertas estrategias similares en la actualidad. No existían trolls ni Twitter ni Facebook: hacían campañas desde los medios y desde la opinión pública con pequeñas acciones biopolíticas que hoy podrían denominarse intervenciones urbanas”, señala Zukeferld.

Formado en 1997 con artistas provenientes de distintas disciplinas, el Grupo Etcétera se propuso interpretar la realidad sacudiéndola: visibilizar problemáticas sociales. Con sus acciones, irrumpieron en la calle y, al mismo tiempo, llegaron a exponer en prestigiosas instituciones. Desde 2001, participan en intercambios y conferencias internacionales sobre arte y política. En 2002, frente al Congreso de la Nación hicieron El mierdazo, durante un debate sobre el recorte presupuestario: un actor disfrazado de oveja fue protagonista de una performance donde defecó en público. Por la repercusión mediática, la acción se repitió en distintas provincias del país y en algunos lugares los vecinos llenaron bolsas y hasta camiones con excremento para verterlos en sitios paradigmáticos.

Integrada por miembros de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Venezuela, México, Francia, Italia, España, Alemania, Austria, Suiza, Canadá, Rumania, Croacia, Estados Unidos y Taiwán, la Internacional Errorista se fundó en noviembre de 2005, en el marco de las actividades programadas para repudiar la presencia del expresidente George Bush en la IV Cubre de las Américas en Mar del Plata. Con la parodia de una película en la que el ejército errorista provisto de armas de juguete desembarcó en las playas de la Feliz, la acción desencadenó un gran despliegue de seguridad con helicópteros Black Hawk del ejército de Estados Unidos que sobrevolaron a los erroristas ahora devenidos “terroristas”.

Invitados por la Tate Modern de Londres, participaron en el seminario “La política de lo social en el arte contemporáneo” (2013). Desde 2014, viajan a distintos sitios para desarrollar el programa de educación Errasmus Mundus: este año dieron talleres y conferencias en Otis College of Art and Design (Los Angeles) y en la Universidad de Bakersfield (California). En septiembre, participarán en “Photography in Argentina, 1850-2010: Contradiction and Continuity” en el Museo Getty, donde se exhibirá material de archivo de sus acciones acciones. A finales de abril viajarán a Biella (Italia) para crear un módulo educativo en Cittadellarte de la Fondazione Pistolleto.

Participaron en la 8ª Bienal de Taipéi (2008), la 11ª Bienal de Estambul (2009), el 52º Salón de Octubre (Belgrado, 2011), Documenta 13 en Kassel , en la plataforma “and, and, and”, Kassel, Alemania (2012), 4ª Bienal de Atenas (2013), en la 31ª Bienal de San Pablo, (2014), Bienal de Yakarta, en Indonesia (2015). En 2015 fueron reconocidos con el Premio Príncipe Claus, en Ámsterdam, Holanda.

Participarán en la segunda Bienal de Performance (BP.17), entre el 13 de mayo y el 7 de junio. “Haremos una performance basada en un ready made donde se entrará en un diálogo directo con uno de los argentinos más importantes del mundo”, adelanta Zukeferld.

Nos reunimos con Etcétera en el Centro Cultural Matta, en la Embajada de Chile; desde ese espacio vidriado que da al parque, se ve la tormenta que avanza.

-¿Cómo llegaron a la idea de que el error es el principio ordenador de la realidad?

Federico Zukeferld (FZ): -Buscando qué es lo único que nos diferencia de otras especies: “Errar es humano”.

-¿En qué países hay más células erroristas?

-FZ: -Hace dos semanas nos enteramos que se fundó la primera célula errorista en Inglaterra, nació por el Bréxit y está compuesta por artistas.

LGG (Loreto Garín Guzmán): -Se está por fundar también la célula Atenas, con una célula errorista que viajó para representarnos en Documenta.

-¿Cómo definirían al errorismo hoy?

FZ: -El errorismo está en una encrucijada frente a una tendencia a banalizarlo y hacer parecer errores cosas que no lo son.

LGG: -El errorismo se hace cargo de su error. Nos llamó la atención que entre 2001 y 2005 hubo muchos casos de asesinatos y apresamientos de personas que se consideraron errores. Por ejemplo: un médico iraní al que tomaron prisionero subiendo a un avión y lo llevaron directo a Guantánamo acusándolo de terrorista.

FZ: -El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que fue un error. Otro ejemplo: George Bush dijo que no había armas de destrucción masiva en Irak, aceptó que se trató de un error, pero ya era demasiado tarde cuando lo aceptó.

LGG: -También está el caso de Jean Charles Menezes, un brasilero asesinado por la policía en el metro de Londres, en julio de 2005. La versión oficial fue que lo confundieron con un terrorista islamista. Se banaliza cuando se utiliza el error para justificar cosas que no son errores, sino que son acciones planificadas y funcionales al sistema.

FZ: El errorismo lucha contra los estereotipos de toda índole: es un desacralizador absoluto. Puede haber algo bello y poético en la equivocación. La belleza puede estar en la asimetría, la idea de que la belleza es la representación del equilibrio, hoy no aplica. Muchas veces tiene más erotismo y belleza algo disonante, deforme, que se singulariza. Vivimos en una época de exitismo: el errorismo lucha contra ese engaño del éxito, contra la idea de que hay un lugar donde llegar en el que estará el confort y la felicidad. Nosotros, en cambio, aceptamos que uno va errando en la vida: un error te puede conducir a encontrar el amor de tu vida.

-¿Y aceptar el error ajeno?

LGG: -Eso es lo más difícil para un errorista: asimilar el error del otro y disfrutar del error del otro; y también aceptar el propio error. Eso no significa nunca el facilismo de decir: “no importa el error” o hacer las cosas a propósito. Cuando nosotros escribimos el primer manifiesto en 2005, era un momento muy crítico del mundo, parecía que era imposible salir de este sistema agobiante, lleno de guerras. La idea de falla estaba vinculada con errar, fallar en términos de error, y también con la idea de encontrar la falla, el punto de fuga, el punto de salida de este sistema de supuesta perfección, éxito y ganancia, que para nosotros es todo lo contrario. Y lo que ha ocurrido con mucha gente que se ha acercado al errorismo –y podemos decirlo nosotros mismos– es que una vez que se hacen erroristas su vida empieza a ser muy feliz. La empezás a pasar bien, te encontrás con otros, conocés gente. Te das cuenta de que determinadas exigencias que buscan la perfección, que eran asfixiantes, que te hacían hiperproductivo más de lo necesario, de repente las ligás al errar: así descubrís obras de arte perfectas, maravillosas.

MATICES: Tonos y semitonos de una orquestación terrorífica se puede visitar hasta el 11 de mayo en el Centro Cultural Matta, Libertador y Tagle. De martes a sábado de 11 a 19.

Fotografías realizadas por SubCoop para @jaquealarte

Sobre el autor

jaquealarte

jaquealarte