Las familias recuerdan las banderas en el centro comercial en el cuarto aniversario de Covid

Cuando a los padres de Nicolas Montemarano les diagnosticaron Covid unos días antes de la Navidad de 2020, él estaba más preocupado por su padre, que tenía enfermedades preexistentes.

Dra. Catalina Montemarano, 79 años, Le tomaron esteroides y antibióticos y la enviaron a casa, pero su fiebre aumentó y fue ingresada en un hospital de Indiana en la víspera de Año Nuevo.

Pero enero Para el 6 de 2021, el médico citó a la familia. Pensilvania Capitolio de Estados Unidos. Durante un tiempo, su salud pareció mejorar, pero pronto los médicos le recetaron cuidados paliativos.

El 15 de enero, Montemarano y su hermana gemela, enfermera, se envolvieron en equipo de protección personal y permitieron que los médicos permanecieran en el último día de vida de su madre.

«No puedo imaginar lo difícil que habría sido y sigue siendo si no pudiéramos estar con ella», dijo. dicho.

Su familia, compuesta por 10 personas, entre ellos su esposa y su hijo, realizó el culto. Catherine Montemarano, secretaria jurídica, católica y devota abuela de tres hijos, apoyó a niños adoptivos en todo el mundo, escribiéndoles cartas y enviándoles fotografías.

Meses después, se enteró del proyecto de banderas a través de un grupo de apoyo virtual y publicó uno en línea, escribiendo: «Te extrañamos, mamá». y con su familia en DC.

Se acercó a la instalación y empezó a llorar al ver el cartel con el número de muertos, y no paró hasta encontrar su bandera.

«Era como si fuera a la tumba de mi madre», dijo. «Nos dio un lugar sólido y un lugar para el dolor colectivo».

Se sentaron en el pasto y tomaron una vista pública. Un lugar donde poder derramar lágrimas sin que nadie se pregunte por qué. «Todos lo saben», dijo.

READ  Boris Epstein, exasesor de campaña de Trump, admitió que 2020 es parte de una conspiración de votantes falsos.

Hasta la muerte de su madre, Montemarano, profesora de escritura creativa en Franklin & Marshall College y novelista, Escribió casi exclusivamente ficción. Al cabo de un mes, encontró unas memorias.

Dijo que escribir el libro «Si hay un cielo», publicado en julio de 2022, lo ayudó a sanar.

«Para aquellos que han perdido a un ser querido, nunca volveremos a la normalidad», afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio