Crónicas

Los nudos gordianos de Henrique Oliveira en el Palais de Tokio

Ramas enroscadas de árboles parecen brotar orgánicamente desde las columnas de una de las salas del Palais de Tokio en París. Se trata de Baitogogo, la instalación/escultura plantada -nunca mejor usada la palabra- allí por el artista brasileño Herique Oliveira.

dezeen_baitogogo_henrique_oliveira_ss_3

Diseñada por el mismo artista, la instalación simula imposibles nudos gordianos brotando desde las paredes, nudos están construidos con retazos de una madera especial con la que se alzan algunas viviendas en Brasil, las más humildes. Este material fue recogido por Oliveira entre los desechos de las calles de San Pablo.

dezeen_baitogogo_henrique_oliveira_ss_5

Nuevamente el arte “híbrido” de Oliveira (San Pablo, 1973), juega aquí con la arquitectura del Palais contrastando la construcción netamente urbana con la orgánica en un juego que permite alternar la visión de los mundos paralelos en los que nos encontramos atrapados, caminando en nuestras ciudades, donde la naturaleza sufre de podas que destruyen el medioambiente.

dezeen_baitogogo_henrique_oliveira_ss_6

dezeen_baitogogo_henrique_oliveira_ss_10

Es casi un chiste que estos nudos en forma de árboles se planten en las paredes estáticas de un museo, casi como una reliquia de  una vida que ya no existe. Todavía no se llegó a tanto, pero quizá en breve, los árboles con esos troncos sólidos y abrigados sean un recuerdo del pasado cercano, de la ilusión del paraíso en la tierra. El arte de naturaleza entra al museo para recordarnos que alguna vez algo tan imponente como los árboles alguna vez existió.

O algo así.

Así se hizo la instalación

Gracias Victor Redondo por acercarnos la información

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.