Leandro Katz x Luisa Valenzuela

Este es un gran año para Leandro Katz en Buenos Aires. A la muestra aún vigente en el Espacio Fundación Telefónica, Arrebatos, diagonales y rupturas -que este sábado a las 17hs contará con una visita guiada por el propio artista-, se suma la muestra Ricones y refugios en 11×7  Galería de Arte.

1acb116c77e93ac4d3e49c5f9fff2e07Imagen fija de La Caída (Otoño) 1977, 16 mm, 10 mins.

Para esta exposición, la escritora Luisa Valenzuela escribió el texto Conciliaciones que aquí te presentamos junto a algunas obras en exhibición:

“La excepcional mirada de Leandro Katz  descubre el entrecruzamiento del las artes plásticas con la literatura para urdir caminos de avenencia donde las palabras se pulverizan. Se trata de una mirada oblicua y penetrante que, a semejanza de los llamados atractores extraños en microfísica, logra poner orden en los sistemas dinámicos, es decir en el caos de las cosas.
En la presente muestra Leandro Katz nos ofrece un mundo legible que puede ser recorrido  de forma concatenada o independiente. Propongo un posible itinerario: Como invitación de entrada, las 7 luces elipsoidales, dibujo de otros tantos pequeños proyectores, derrama los siete colores emblemáticos fruto de la descomposición de la luz blanca. Especiales para iluminar con precisión objetos o personas, estas lucen obedecen a un espejo en forma de elipsoide. Elipsoide de revolución, nada menos.

d5e160abc00837e7e37d6f399479fecdProyecto para El Día…# F, 1995. Fotografía cromogénica. 50 x 60 cm

Tema que nos remite al siguiente conjunto, los cromogénicos del Proyecto para el día que me quieras. Revolución en forma y contenido donde juegan variedad de objetos, sombras y letras de colores. “A negra, E blanca, Y roja, U verde, O azul:/ vocales, algún día diré vuestro origen secreto” promete Rimbaud. Y Katz hurga en esa promesa, poniéndola en escena. De Europa a América, la trasmigración de los sueños.  Condensación de obsesiones del artista: Borges, Tania la guerrillera inolvidable, el Che. Y Gardel, por supuesto, porque el día que me quieras se pulveriza en las letras que constituyen el título de su canción y se ve reflejado en un juego de superposiciones  para presentificar una arqueología de la memoria.

0dfdeee49a96d9c46dfc4b0ac89aac63Himno Arrinconado (aka OBLEDANDA!), 2012. Dos paneles de museum board. 1.05 x 80 cm

Son lecturas que se expanden o condensan. Así, formando un ángulo de 90 grados, aparece el Himno Arrinconado. Una hojita de papel de arroz teñida de rojo por cada letra, sin espacios, sin respiro, todo de un soplo pero descarado, es decir hecho en dos caras semienfrentadas que podremos leer de izquierda a derecha como corresponde, pero también de arriba abajo enfrentando un galimatías (la otra cara del sentimiento patrio) del que sólo se destaca una única palabra: Obledanda! Como una exclamación. O una imprecación.

9d5e0e28324491161fbf3865e857aaebImagen fija de La Caída (Otoño), 1977, 16 mm, 10 mins.

Tras lo cual, libre de lastre, el camino vacío se abre como una sucesión de preguntas. Franja desolada perdiéndose en curvas bajo la luz difusa de fotografías en blanco y negro que le confieren a los tonos de gris la inquietante densidad de la desolación. Conjunción de espaciotiempo,  La naturaleza ardua de nuestro progresoparecería avanzar hacia la bruma, lo desconocido siempre-ya a unos metros de distancia. Corresponde dar el salto, entonces. Y el brevísimo film La Caida (Otoño) lo escenifica, transportándonos allí donde lo desconocido estalla en la vibración del color, entronizado en los pequeños desafiantes Refugios (de la ira de Dios). Dibujados o corpóreos, sus planos festivos invitan a la conciliación de la diversidad. Tanto en los Refugios para facciones opuestas como en los Refugios para grupos disidentes la fantasía irradia a sus anchas, permitiéndose y permitiéndonos  esas múltiples lecturas a las que se abre la obra de Leandro Katz.

607f1a9809414fad6749b4af9de0c76bProyecto para El Día…# S, 1995. Fotografía cromogénica. 50 x 60 cm

Una obra donde el arte conceptual no es mera aproximación por metonimia, es decir un deslizamiento de significado por contigüidad, sino una metáfora múltiple, concebida para ser descifrada. Un enriquecimiento de ida y vuelta en el cual observador y observado mantienen un diálogo perpetuo que corre por las vías luminosas de la imaginación”. ©Luisa Valenzuela

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s