El artista

El tipo que retrató al Che con basura y a Da Vinci con chocolate y a otros con azúcar y…

Se  llama Vik Muniz y acaba de abrir una expo en Málaga. Nació en San Pablo en 1961 pero vive en New York desde 1983. Fue allí donde desarrolló toda su carrera.

Se sitúa como una de las figuras más sólidas del panorama artístico brasileño con una obra que oscila entre la realidad y la apariencia, entre lo que es de verdad y lo que parece serlo. Maqueta sus fotografías en gran tamaño sobre el piso o sobre lienzos, y luego tiene lugar la toma. Casi lo de menos. Lo importante es cómo la reviste después, cómo la objetiviza con materiales que van desde la basura hasta el azúcar.

De este modo, en sus creaciones no será sólo el medio fotográfico el que acapare el protagonismo. Su originalidad se nota en el trabajo previo al disparo del flash, en la preparación de lo que será el objeto de sus instantáneas, de sus imágenes construidas con materiales perecederos -chocolate, azúcar, almíbar, basura-, situándose de esta manera cercano a postulados del arte povera y plasmando ideas que alcanzan el grado de permanentes, al quedar reflejadas por medio del objetivo de la cámara fotográfica.

El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga presenta Vik Muniz, una exposición que repasa su trabajo más personal, cuyo nombre propio da título a la exposición, que reúne la mayor retrospectiva de sus obras en Europa. La muestra fue curada por Fernando Francés que eligió  trabajos que representan escenas cotidianas, rostros de famosos y personas anónimas, y selecciones que acordó con Muniz, obras conocidas del arte clásico que representada de una forma muy diferente a los procesos que las inmortalizaron.

Vik Muniz juega con la imaginación del espectador y emplea en sus trabajos materiales nada convencionales. La Gioconda de Leonardo Da Vinci o la Medusa de Caravaggio vistas como nunca antes. La exposición está compuesta por más de un centenar de fotografías y puede verse hasta el 2 de diciembre.

Muniz, ya muy famoso y adinerado, aceptó que se registrase su trabajo en el basurero más grande de Río de Janeiro, Jardim Gramacho, donde eligió cuidadosamente a algunos de los trabajadores de la zona para plantar retratos a gran escala y luego rehacerlos con basura, el material con el que ellos trabajaban. De este registro realizado por la directora Lucy Walker nació Waste Land (Tierra desperdiciada), la película nomimada al Oscar como mejor documental en 2010.

Te dejamos el trailer y el tip de que podés bajarla de Cuevana. Inquietante su actitud mercantil y mesiánica cuando inicia el trabajo; conmovedora y certera su posición y transformación cuando termina el trabajo al que asistió para cambiarle la vida a unos pobres gatos y ellos terminaron cambiándosela a él.

Vik Muniz, un artista y una obra para seguir de cerca.

Sobre el autor

Cristina Civale

Cristina Civale

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.