destacada

Mano a mano entre Coixet y Guo-Qiang en el Museo del Prado

Publicación de Ritmos 21

El arte provoca cosas tan maravillosas como juntar a artistas de gran calado. Esto es lo que ha ocurrido entre el artista chino Cai Guo-Qiang -quien hizo estallar sus pólvoras en Buenos Aires en 2015 invitado por Fundación Proa– y la cineasta barcelonesa Isabel Coixet. Ambos han trabajado juntos en la creación del documental El espíritu de la pintura, producido por el Museo del Prado.

El Prado ya tiene preparada la programación expositiva de otoño. Guo-Qiang (Quanzou, China 1957), el primer artista vivo que concibe obra inédita para su exposición en el Prado, cercano a la conmemoración de su bicentenario, presentará el 25 de octubre la exposición El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado.

La idea de la muestra nace del continuo intercambio del artista con el espíritu y la espiritualidad de Greco y plantea un diálogo con los maestros del Prado en el que tratará de difuminar los límites entre Oriente y Occidente convergiendo en el tiempo en una exploración espiritual de la pintura.

Making-of del documental El Espíritu de la Pintura dirigido por Isabel Coixet.

 

El largometraje documental de 60 minutos, dirigido por Isabel Coixet, rodado en 4K y producido por Miss Wasabi Films para el Museo del Prado, permitirá que el espectador presencie el proceso creativo de este proyecto convirtiéndose en testigo privilegiado a través de la mirada personal de una de las directoras cinematográficas españolas más internacionales.

Una versión de 20 minutos del documental formará parte de la exposición en el Prado y será proyectada en la sala D del edificio Jerónimos.

Isabel Coixet. / Alberto Gamazo

 

“Admiro a Cai desde hace muchísimo tiempo. La espectacularidad y magnificente belleza de sus obras deja boquiabierto a medio mundo, a mí incluida, pero su talento no termina en usar una técnica propia y estrechamente conectada con su pasado cultural. Va mucho más allá. Es como si la inundación que hace en el cielo de colores, fuego y resto de pólvora le conectan con algo elevado, místico y claramente único”, afirma Isabel Coixet, quien afirma que “acompañar en este nuevo viaje a Cai en la investigación de los maestros en el Prado me hace muchísima ilusión y constituye un reto para los dos”.

 En 2009, Guo-Qiang visitó el Museo del Prado para ver las obras del Greco. Reconoce que le impresionó y quedó “desbordado” por las pinturas de grandes maestros como Velázquez. Volvió en 2014 para ver la exposición El Greco y la pintura moderna, con motivo del IV centenario de su muerte: “Me conmoví profundamente ese día: el arte del pasado no está simplemente confinado a los libros de texto. Todavía puede establecer nuevas relaciones con artistas contemporáneos y convertirse en un motor principal para impulsar la creación de la cultura hoy en día. Así que llevar a cabo una exposición en el Prado para entablar diálogos con estos maestros se convirtió en mi sueño”.

Sobre el autor

jaquealarte

jaquealarte